10-08-2020 | Latest News , The Americas

Brasil: Trabajadores esenciales se enfrentan a altos riesgos en la lucha contra la COVID-19

Además de ser el segundo país en número de contagios y de fallecimientos por COVID-19, ultrapasando 100 mil muertes, Brasil también es un país con elevado número de casos de profesionales de los servicios públicos esenciales afectados por el coronavirus. Con el objetivo de terminar con la estigmatización y fomentar el respeto y el apoyo a quienes están en la primera línea de lucha contra la pandemia, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) lanza la campaña “Valora lo Esencial”.


“Pasamos por un momento de pánico y, al principio, sufrimos por ciertos prejuicios y agresiones en el metro, en el autobús y todo eso”, cuenta la enfermera Natália Mercúrio, de San Pablo. “Ser profesional y estar en la primera línea es algo que enfrentamos a veces con temor. Pero la necesidad de ayuda, el juramento, el compromiso se hace cada vez mayor, cuando uno como profesional de la salud sale de su casa, sale con el objetivo de cuidarse, prevenirse, para poder volver a nuestro hogar, pero al mismo tiempo, con mucho temor, de ser un portador sano y llevar la enfermedad a tu propia casa”, agrega el vicedirector del hospital Moacyr do Carmo, en la ciudad em Duque de Caxias, estado de Río de Janeiro.


En su rutina de trabajo desde el inicio de la pandemia, el personal está expuesto a un alto riesgo de infección. Datos del Ministerio de Salud publicados en el boletín del 6 de agosto sobre la COVID-19 muestran que 232.992 profesionales de la salud fueron diagnosticados con coronavirus. De ese total, 196 fallecieron oficialmente por COVID-19 – otras muertes todavía están en investigación. Pero el número puede ser aún más elevado. Según el Consejo Federal de Enfermería (Cofen) de Brasil, el total de casos confirmados entre profesionales de esa categoría es de 32.279 y el número de fallecimientos llega a 334 solo entre el personal de enfermería.


Credibilidad


Una investigación del instituto Datafolha, difundida en julio, muestra que se transformaron en los profesionales de mayor credibilidad en Brasil en 2020, con un 35% de confianza de la población. La misma investigación muestra que, aunque el 51% de los brasileños creen que la labor del médico recibe la valoración merecida, las personas entrevistadas evalúan las condiciones de trabajo de los médicos como regulares, malas o pésimas.


“Teníamos miedo de realmente no lograr dar lo mejor de nosotros para los pacientes, porque verdaderamente era un número inmenso de personas que estaban en situaciones críticas, que necesitaban respiradores, personas que necesitaban oxígeno y no teníamos manera de dar respuesta a todas las personas que necesitaban nuestra ayuda, intentábamos dar lo mejor”, afirma el médico Sérgio Simões, de la ciudad de Fortaleza, en el nordeste de Brasil.


“Sabemos que la situación ya no era fácil antes de la pandemia. Pero ahora se volvió más preocupante y pensando en esto creamos la campaña ‘Valora lo Esencial’”. resume la responsable técnica del programa Acceso Más Seguro a los Servicios Esenciales del CICR, Livia Schunk.


La campaña “Valora lo Esencial” tiene dos vertientes. La primera está dirigida a los profesionales y prestadores de estos servicios, en especial en contextos afectados por la violencia, que son socios del CICR, y ofrece recomendaciones prácticas de autocuidado y gestión del estrés. La segunda está dirigida al público en general y busca fomentar la empatía con los profesionales, promoviendo el apoyo a los equipos de los servicios
esenciales por medio de historias y testimonios. Más información en el sitio oficial de la campaña: www.valorizeoessencial.com.br  (en portugués).


Para más información y pedidos de entrevista
Diogo Alcântara, CICR, Brasilia, (61) 98248-7600, dalcantara@icrc.org 
Sandra Lefcovich, CICR, Brasilia, (61) 98175-1599, slefcovich@icrc.org 

SHOTLIST
Locaciones: Fortaleza (Ceará), Duque de Caxias (Río de Janeiro) y San Pablo (San Pablo) Brasil
Duración: 10’19”
Productor/Cámara: Camila Almeida (en Fortaleza), Guillermo Planel (en Duque de Caxias) y Tiago Queiroz (en San Pablo)
Edición: Realejo Filmes
Fecha de las filmaciones: 1.06.2020 (Hospital de campaña de Anhembi – San Pablo), 17.06.2020 (Instituto de Infectología Emílio Ribas – San Pablo), 24.06.2020 (Instituto de Infectología Emílio Ribas – San Pablo), 26.06.2020 (Unidad de Salud Básica Sarapuí – Duque de Caxias), 2.07.2020 (Unidad de Atención de Urgencias Yolanda Queiroz - Fortaleza) y 2.07.2020 (Instituto Dr. José Frota - Fortaleza).
Derecho de Autor: CICR
Crédito para usar en pantalla: Comité Internacional de la Cruz Roja, CICR o logo CICR.


TIME CODE LOCACIÓN/ IMÁGENES/ TRANSCRIPCIONES
0:00 - 0:04 Entrada de la Unidad de Urgencias Yolanda Queiroz, en Fortaleza.


0:05 - 0:07 El médico Sérgio Simões analiza las radiografías.


0:08 -0:12 El médico Sérgio Simões camina por los pasillos de la Unidad de Urgencias Yolanda Queiroz en Fortaleza (Ceará).


0:13 - 0:32 El médico Sérgio Simões atiende a un paciente.


0:33 - 1:37 Audio de Sérgio Simões:
“Había personas que estaban lúcidas y que entendían que estaban muriendo y, lamentablemente, no podíamos hacer nada. Llamábamos a Emergencias y ellos nos decían: “mira, no hay lugar donde llevar a esa persona, no tenemos ningún otro respirador disponible en nuestra ciudad”. Y no teníamos realmente manera de hacer algo por esa persona, más que brindarle comodidad. Ya veníamos a la guardia un poco tristes porque sabíamos que íbamos a tomar decisiones difíciles. Íbamos a ver situaciones horribles. Pero también con la esperanza de hacer lo mejor por el paciente. Si lográbamos salvar a una persona, nos hacíamos el día. Teníamos miedo de realmente no lograr dar lo mejor de nosotros para los pacientes, porque verdaderamente era un número inmenso de personas que estaban en situaciones críticas, que necesitaban respiradores, personas que necesitaban oxígeno y no teníamos manera de dar respuesta a todas las personas que necesitaban nuestra ayuda, intentábamos dar lo mejor. Se alteró toda la parte psicológica de todo el mundo. Tengo varios colegas que comenzaron un tratamiento con un psiquiatra o un psicólogo también. Yo ya sentía ansiedad y tuve que buscar un psiquiatra para que me aumente la dosis de medicamentos porque realmente fue bastante difícil para nosotros”


1:38 - 1:45 La asistente social Pamela Santos camina por los pasillos del Instituto Dr. José Frota, en Fortaleza.


1:45 - 1:51 La asistente social Pamela Santos se pone la mascarilla.


1:52 - 1:55 La asistente social Pamela Santos detrás de la puerta.


1:56 - 2:00 La asistente social Pamela Santos camina por los pasillos del Instituto Dr. José Frota, en Fortaleza.


2:01 - 3:02 Audio de Pamela Santos:
Muchas familias llegan también sin entender la gravedad. Preguntan por qué usar mascarilla, por qué lavarse las manos, por qué no pueden realizar visitas, por qué no pueden acompañar, por qué está entubado, por qué está con el respirador. Son dudas y preguntas diversas sobre la condición del paciente. Entonces debemos tener la sensibilidad de escuchar, para que la familia se sienta bien recibida y buscar un entendimiento entre la familia y el profesional, y designar también a los demás. El asistente social es el profesional de la salud que va a intervenir en algo que no es tan perceptible cuando el paciente ingresa en el hospital, porque el paciente no es solo un brazo fracturado, o el accidente de moto que llegó al Diario de Fortaleza, no es solo la COVID-19. Entonces, cómo conocer al paciente que llegó entubado, que llegó en un respirador, que vino grave transferido de una Unidad de Urgencias? Tenemos los instrumentos de trabajo y las técnicas de trabajo. Y trabajamos junto a las familias. ”


3:03 - 3:37 El auxiliar de servicios generales Francimar Freitas da Silva trabaja en las dependencias de la Unidad de Urgencias Yolanda Queiroz.


3:38 - 4:27 Audio de Francimar Freitas:
“Me siento en cierto punto útil. Porque somos el primer escalón. Hay que hacer primero la limpieza para que los profesionales puedan trabajar en cada sector. Y durante esta pandemia todo el mundo estuvo sobrecargado. Y para nosotros fue igual. La demanda de pacientes era muy grande. Vimos muchas cosas que nos quedaron grabadas. En 42 años nunca había pasado por una situación tan delicada como esta. Es difícil."

4:28 - 4:31 La paciente recuperada de COVID-19 Kristiany de Oliveira.


4:32 - 4:35 La paciente Kristiany de Oliveira se saca la mascarilla


4:36 - 4:39 La paciente recuperada de COVID-19 Kristiany de Oliveira.


4:40 - 4:46 La paciente Kristiany de Oliveira se saca la mascarilla


4:47 - 5:18 Audio de Kristiany de Oliveira:
“Estaba absolutamente segura de que iba a morir. ¨Porque tuve varias recaídas. Es un virus tan desgraciado que, por ejemplo, a la noche estaba conversando con la persona de al lado de mi cama, y a la mañana te despiertas sin respirar de nuevo. Creo que la palabra más adecuada en este momento es desamparo, mirar y decir: ‘¿cómo fue que pude vencerlo? ‘. Y yo tenía mucho miedo porque sabía que en mi casa todos tenían COVID-19. Todos se contagiaron. ”


5:19 - 5:27 Fachada de la Unidad de Salud Básica Sarapuí, en Duque de Caxias.


5:28 - 5:33 El médico vicerrector de la Unidad de Salud Básica Sarapuí, Hilton Ribeiro, se pone la mascarilla.


5:34 - 5:36 El médico Hilton Ribeiro firma documentación


5:37 - 5:41 Documentación sobre el escritorio de Hilton Ribeiro


5:42 - 6:26 Audio de Hilton Ribeiro:
“Ser profesional y estar en la primera línea es algo que enfrentamos a veces con temor. Pero la necesidad de ayuda, el juramento, el compromiso se hace cada vez mayor, cuando uno como profesional de la salud sale de su casa, sale con el objetivo de cuidarse, prevenirse, para poder volver a nuestro hogar, pero al mismo tiempo, con mucho temor, de ser un portador sano y llevar la enfermedad a tu propia casa. En esta pandemia, estamos muy desgastados pero, por supuesto, con la sensación del deber cumplido, porque todo el tiempo dimos lo mejor para la persona que necesitaba, que es el paciente. ”


6:27 - 6:34 Fachada del Instituto de Infectología Emilio Ribas, en San Pablo.


6:35 – 6:39 Enfermera Natália Mercúrio


6:40 – 6:53 Enfermera Natália Mercúrio speaks in the telephone


6:54 – 7:30 Audio de Natália Mercúrio:
“Vengo observando que lo que cambió tiene que ver con el cuidado, nos cuidamos más que antes. Antes pensábamos que una enfermedad era contagiosa, pero que si una persona no estaba deprimida no podría contagiarse. Hoy la COVID-19 no es así, puedes contagiarte aunque no seas una persona inmunodeprimida, no tengas problemas de salud y seas joven. Hubo personas sin ningún problema de salud, jóvenes, que fallecieron por COVID. Y antes decíamos que esta enfermedad iba a afectar a las personas enfermas, que estaban muy debilitadas. Por eso nos cuidamos más y comenzamos a cuidarnos más entre nosotros, diciendo: “Ponte la ropa de protección antes de entrar a la habitación. Colócate la mascarilla. “Nos cuidamos más, y ese fue el lado positivo. El lado negativo que yo veo es que fue una tensión muy grande. Pasamos por un momento de pánico y, al principio, sufrimos por ciertos prejuicios y agresiones en el metro, en el autobús y todo eso. Hoy decimos: “¿No tienes miedo por tu hija que trabaja en el área de salud? ¿Cuál es tu rutina cuando llegas a tu casa? ¿Cómo haces con tu ropa? Vengo del hospital para acá, pero de repente si una va a alguna tienda o a hacer algo.” Las personas tienen cierto temor, tienen respeto, pero todavía cierto temor. Entonces, todavía cargamos un poco con el lado negativo.”


7:31 – 7:35 Empleados del Instituto de Infectología Emilio Ribas con flores.


7:36 - 7:55 El empleado del Comité de Humanización del Instituto Emilio Ribas, Jair Fernandes Farias, entrega flores a los empleados en una acción de valoración de los profesionales de la salud: “Flores para los Héroes”.


7:56 - 8:38 Audio de Jair Fernandes Farias
“Uno tiene que ser profesional, pero somos humanos, no hay manera de no sensibilizarnos con las historias. Entonces es un drama diario que los profesionales de punta tienen que superar, y nosotros que estamos aquí en la segunda línea, en la retaguardia, tenemos que cumplir nuestro rol. Un gesto, por más pequeño que sea, de atención, para que ese profesional sepa que no está solo, de que el desafío no es solo de él y se sienta a gusto hace la diferencia. ”


8:39 - 8:43 La kinesióloga Uilsa Gonçalves ayuda a un paciente internado en el hospital de campaña Anhembi, en San Pablo.


8:44 - 8:48 El pabellón rojo del Hospital de campaña Anhembi, en San Pablo.


8:49 - 8:53 La kinesióloga Uilsa Gonçalves ayuda a un paciente.


8:54 - 9:02 La kinesióloga Uilsa Gonçalves completa la documentación.


9:03 - 9:46 Audio de Uilsa Gonçalves:"Los pacientes con COVID-19 requieren de más cuidados para estabilizarse y ser trasladados o recibir el alta luego de recuperarse. Trabajo aquí en el pabellón donde están los pacientes de alta complejidad, tenemos que tratar a esos pacientes para estabilizar la parte respiratoria, la saturación, y posicionarlos para ofrecerles la mejor forma de oxigenación. Estabilizamos a quienes deben ser trasladados a Terapia Intensiva o a quienes presentan una mejoría y pueden ser enviados a los pabellones. ”


9:47 - 10:19 Audio de Lívia Schunk, responsable técnica del programa Acceso Más Seguro a los Servicios Esenciales del CICR:
“El AMS es una metodología para reducir y mitigar los efectos de la violencias en los servicios públicos esenciales. Y, de esta forma, brindar más protección para los profesionales y para toda la población que accede a estos servicios. Sabemos que la situación ya no era fácil antes de la pandemia. Pero ahora se volvió más preocupante y pensando en esto creamos la campaña “Valora lo Esencial”. Queremos reconocer y valorar a los profesionales como tú, que todos los días colaboran para minimizar los efectos de la pandemia en la vida de las personas. ”

Duration : 10m 20s
Size : 762.5 MB
On Screen Credit: ICRC or logo

More Related News