08-10-2021 | Latest News , Africa

Video de noticias: en vísperas del día mundial de la salud mental, aumenta la preocupación por los refugiados etíopes

A medida que los combates en la región etíope de Tigray y otras del norte del país obligan a más personas a huir de sus hogares, las condiciones de vida de los refugiados etíopes de los campamentos del sudeste del Sudán se vuelven cada vez más difíciles. Esta situación acaba teniendo importantes repercusiones sobre su salud mental.

Daniel es un refugiado etíope que escapó de la violencia y ahora vive en el campo de refugiados de Um Rakouba, en el Sudán. “La mayoría de los jóvenes aquí lo tienen difícil, son adictos a las drogas y al alcohol. Eso les perjudica. Están estresados y a veces tienen pensamientos suicidas. Yo solo sigo adelante gracias al fútbol y tocando instrumentos musicales tradicionales, para liberar la mente”.

El Día Mundial de la Salud Mental, que se celebra el 10 de octubre, es un momento para recordar las grandes necesidades en materia de salud mental existentes en África. El continente cuenta con 1,4 profesionales de la salud mental por cada 100.000 personas, cuando el promedio mundial es de 9 por cada 100.000. Mientras que la tasa anual mundial de visitas a los centros ambulatorios de salud mental es de unas 1.000 por cada 100.000 personas, en África es de 14 por cada 100.000 (según la Organización Mundial de la Salud). El estigma que rodea a los problemas de salud mental y la falta de instalaciones y personal especializado son algunas de las razones que obstaculizan que la población busque ayuda y la reciba. 

Milena Osorio, coordinadora del programa del equipo de Salud Mental y Apoyo Psicosocial del CICR, explica: “La situación en África es muy preocupante, porque hay una brecha enorme entre las necesidades que presentan las personas afectadas por los conflictos y la violencia y los servicios disponibles para ellas. Hay muy pocos profesionales de la salud mental, de modo que resulta difícil acceder a este servicio”.

Los refugiados etíopes en el Sudán necesitan desesperadamente alimentos, agua potable, alojamiento y saneamiento, cuya disponibilidad es insuficiente; asimismo, cada vez son más las personas que padecen desnutrición y enfermedades como la malaria y la hepatitis E. El inicio de la temporada de las lluvias ha empeorado la situación y algunos refugiados están optando por tomar peligrosas rutas migratorias o trasladarse a otras zonas del país.

Además de tener que soportar condiciones de vida duras, miles de refugiados no pueden ponerse en contacto con sus familiares, ya que las redes de telecomunicaciones de muchas zonas de la región de Tigray están caídas. Muchas personas sufren traumas y trastornos emocionales, después de meses sin saber si podrán reunirse con sus cónyuges e hijos.       

Brhan Geberzgiher, refugiada, afirma: “Cuando empezó el conflicto fue devastador y nos afectó a todos. He intentado comunicarme con mis familiares que están allí, pero temo por ellos. No creo que sigan vivos”.

En la mayoría de las situaciones de conflicto y violencia continuas, la población se ve expuesta a acontecimientos extremadamente traumáticos y la supervivencia se convierte en una lucha diaria. En estas situaciones, los estragos personales, sociales y económicos son inmediatos, generalizados y contundentes. Esto crea o agrava importantes necesidades psicosociales y de salud mental inmediatas y a largo plazo.

Osorio indica que los tratamientos de salud mental son intervenciones que salvan vidas en situaciones de conflicto y apunta: “Por muchos alimentos que se proporcionen, en última instancia un aspecto no será más importante que el otro. Deben ir de la mano. Fomentar la fortaleza emocional y la resiliencia de las personas y las comunidades es tan importante como brindarles asistencia”.

El CICR colabora con la Sociedad de la Media Luna Roja Sudanesa en Gedaref y Kassala para ayudar a los refugiados a mantener el contacto con sus familias. La Sociedad de la Media Luna Roja Sudanesa trabaja en los campos de refugiados etíopes de Um Rakouba y Tunaydba, en el campo de Shargrab para los refugiados eritreos, y en dos campamentos de tránsito.

 Para más información:

Aurélie Lachant, Ginebra, +41 79 244 6405, alachant@icrc.org 

Alyona Synenko, Nairobi, +254 716 987 265, asynenko@icrc.org  

DESCRIPCIÓN DE LAS IMÁGENES:

Lugar: Gadaref (Sudán)

Duración: 5 min con 34 s

Formato: mp4

Editor: Eric Chege

Fecha: 06/10/2021

Derechos de autor: CICR, acceso irrestricto

Créditos en pantalla: CICR o logotipo

 00:00 - 00:08: Tomas de un asentamiento de refugiados etíopes en Gadaref (Sudán).

00:09 - 00:17: Toma de un refugiado etíope (Daniel) entrando en su casa.

00:18 - 00:31: Tomas de Daniel tumbado en su cama.

00:32 - 00:50: Entrevista - Daniel, refugiado etíope en el Sudán: “Vine solo con mi tío. El resto de mi familia se quedó. Cuando llegamos aquí, pensé que volveríamos a casa en dos o tres meses. Pero ya llevamos aquí casi nueve”.

00:51 - 01:05: Tomas de Daniel en su casa tocando un instrumento musical tradicional.

01:06 - 01:40: Entrevista - Daniel, refugiado etíope en el Sudán: “La mayoría de los jóvenes aquí lo tienen difícil, son adictos a las drogas y al alcohol. Eso les perjudica. Están estresados y a veces tienen pensamientos suicidas. Yo solo sigo adelante gracias al fútbol y tocando instrumentos musicales tradicionales, para liberar la mente”.

01:41 - 01:57: Tomas de Daniel cantando y tocando un instrumento musical tradicional.

01:58 - 02:05: Varias tomas de Brhan Geberzgiher fuera de su casa.

02:06 - 02:17: Tomas de Brhan Geberzgiher en el interior de su casa.

02:18 - 03:02: Entrevista - Brhan Geberzgiher, refugiada etíope en el Sudán: “Cuando empezó el conflicto fue devastador y nos afectó a todos. He intentado comunicarme con mis familiares que están allí, pero temo por ellos. No creo que sigan vivos. Estoy muy preocupada, porque hemos perdido todos los alimentos y cereales que teníamos en casa”.

03:03 - 03:19: Varias tomas de la Media Luna Roja Sudanesa registrando a personas para los servicios de búsqueda y reunificación familiar.

03:20 - 04:20: Entrevista -  Milena Osorio, coordinadora del programa del equipo de Salud Mental y Apoyo Psicosocial: “La situación en África es muy preocupante, porque hay una brecha enorme entre las necesidades que presentan las personas afectadas por los conflictos y la violencia y los servicios disponibles para ellas. Hay muy pocos profesionales de la salud mental, de modo que resulta difícil acceder a este servicio. También está la cuestión del estigma, las tradiciones culturales y las creencias que rechazan la idea de acudir a un psicólogo o a un profesional de la salud mental. Nuestra propuesta consiste en reiterar la importancia de que los Estados y los organismos humanitarios reconozcan esta situación y trabajen para preparar a profesionales de la salud mental. Al mismo tiempo, deberán presentar estrategias de apoyo —adecuadas desde el punto de vista cultural y que tengan sentido para las personas de África, en las que puedan creer y verse identificados— y facilitar el acceso a las mismas. Este es un tema serio y complejo que debe abordarse dándole la importancia que tiene”.

04:21 - 04:32: Varias tomas de la Media Luna Roja Sudanesa registrando a personas para los servicios de búsqueda y reunificación familiar.

04:33 - 04:40: Tomas del asentamiento de refugiados de Gadaref (Sudán)

04:41 - 05:34: Entrevista -  Milena Osorio, coordinadora del programa del equipo de Salud Mental y Apoyo Psicosocial: “Hay un debate interesante sobre si proporcionar agua, alimentos y alojamiento es una respuesta de emergencia y la salud mental no lo es. Lo que creemos y hemos visto es que se puede dar a la gente alimentos pero, si no tiene fuerzas para levantarse, hacer la comida a sus hijos y ocuparse del sustento familiar, por muchos alimentos que se proporcionen, en última instancia un aspecto no será más importante que el otro. Deben ir de la mano. Fomentar la fortaleza emocional y la resiliencia de las personas y las comunidades es tan importante como brindarles asistencia. Queremos garantizar que adquieran fuerzas para labrarse un futuro más positivo y eso se hace fomentando su salud mental y bienestar psicosocial”.

*** FIN ***

 

More Related News