09-07-2020 | Latest News , Africa , Asia & Pacific , Middle East , Europe & Central Asia , The Americas , Health Care in Danger

Informe del CICR: el cambio climático y los conflictos son una cruel combinación que acecha a las personas más vulnerables en todo el mundo

Ginebra (CICR) – Los países que atraviesan situaciones de conflicto se ven desproporcionadamente afectados por el cambio climático, una doble amenaza que obliga a las personas a abandonar sus hogares, interrumpe la producción de alimentos, provoca desabastecimiento, incrementa las enfermedades y debilita los servicios de salud, dijo hoy el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en un nuevo informe.

El informe –When Rain Turns to Dust (Cuando la lluvia se convierte en polvo)– se basa en una investigación realizada en el sur de Irak, el norte de Malí y el interior de la República Centroafricana. Analiza la experiencia de los pobladores respecto de los conflictos y los riesgos climáticos, sus formas de hacerles frente y de adaptarse, y cómo, en ausencia de apoyo adecuado, la población puede verse forzada a cambiar drásticamente sus modos de vida, diversificar sus medios de sustento o abandonar sus hogares.

De los veinte países más vulnerables al cambio climático, la mayoría están en guerra[1]. Para 2050, 200 millones de personas por año podrían necesitar ayuda humanitaria internacional, el doble del número de personas que hoy la necesitan.

“El cambio climático es cruel. Si bien se lo sentirá en todos lados, sus efectos más devastadores los sufrirán las personas más vulnerables en todo el mundo. Cada día somos testigos del impacto de los choques climáticos y de la degradación ambiental en comunidades afectadas por conflictos. Su capacidad de adaptarse se ve radicalmente disminuida por la violencia y la inestabilidad. Estos desastres cuestan vidas”, dijo Catherine-Lune Grayson, experta del CICR en cambio climático.

Algunos ejemplos de experiencias de pobladores en República Centroafricana, Irak y Malí:

  •   En lugares como Malí o Irak, los pobladores dejaron en claro que los factores ambientales y climáticos hacen su vida más dura debido a que amenazan su acceso al agua y a los alimentos, y su seguridad económica, a la vez que afectan su dignidad porque les es muy difícil satisfacer las necesidades de sus familias.
  • En República Centroafricana, los pobladores hicieron referencia a tensiones entre agricultores y pastores debido al cambio de los patrones de circulación de personas y a la capacidad limitada de las autoridades de regularla. Pidieron ayuda para controlar esas tensiones, así como apoyo para trazar cambios en los calendarios agrícolas, ya que no pueden interpretar el clima y el calendario tradicional de cultivos ya no es fiable.
  • En el norte de Malí, pastores y agricultores describieron cómo sus formas de hacer frente a seguías reiteradas y a lluvias intensas ocasionales se vieron interrumpidas por el conflicto y aceleran los cambios en su forma de vida, obligando a algunos de ellos a irse al sur o a las ciudades.
  • En el norte de Malí y República Centroafricana, numerosas personas han perdido sus hogares, medios de sustento y cosechas y piden ayuda para recuperarse y asegurarse de que las próximas inundaciones no las vuelvan a dejar sin hogar.
  • En Irak, entre 1950 y 1990, se producían tormentas de arena menos de 25 veces por año; en 2013, hubo unas 300. Un empleado iraquí del CICR reflexionó: ‘Antes, caía lluvia; ahora, cae polvo’.”

“Si no se mitiga el cambio climático, el número de personas que necesitarán ayuda aumentará exponencialmente, y las organizaciones humanitarias ya no pueden satisfacer las necesidades de ayuda humanitaria. Los riesgos climáticos pueden dar lugar a retrocesos en materia de desarrollo y a un colapso sistémico, sobre todo en Estados frágiles y afectados por conflictos, que ya son los más desatendidos por la acción climática”, dijo la señora Grayson.

El CICR insta a una mayor movilización dentro y fuera del sector humanitario para que la acción y la financiación relativas al clima lleguen a zonas de conflicto y para que las comunidades más afectadas reciban el apoyo que necesitan para adaptarse al cambio climático.

Para más información:

Comunicado de prensa, artículo y fotos

Página web del CICR en cambio climático y conflictos: https://www.icrc.org/en/climate-change-conflict 

Contacto: Aurélie Lachant, Relaciones Públicas del CICR Ginebra / Portavoz, Tel: +41 (0)79 244 64 05, E: alachant@icrc.org 

 



[1] El Índice ND-Gain reseña la vulnerabilidad de los países al cambio climático y a otros retos mundiales en combinación con su capacidad de incrementar la resiliencia.

 

More Related News