17-11-2017 | Africa , Asia & Pacific , Middle East , Europe & Central Asia , The Americas

Yemen: las fronteras cerradas interrumpen los servicios de agua potable y saneamiento; aumenta el riesgo del cólera Press Release

SHARE


Ginebra/Saná (CICR) - Debido a la paralización de las importaciones de combustible y otros bienes esenciales durante los últimos diez días, tres ciudades de Yemen debieron interrumpir el suministro de agua potable recientemente, poniendo a cerca de un millón de personas en riesgo de un nuevo brote de cólera y otras enfermedades transmitidas por el agua.


"El suministro de agua y los sistemas cloacales en Hodeida, Sadá y Taiz dejaron de funcionar debido a la falta de combustible", declaró Alexandre Faite, jefe de la delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Yemen. "Como consecuencia, cerca de un millón de personas se ven ahora privadas de agua potable y saneamiento en entornos urbanos densamente poblados, en un país que emerge de a poco de la peor epidemia de cólera en los tiempos modernos."

En otros centros urbanos importantes, como Saná, se repetirá la situación dentro de dos semanas, a menos que se reanude de inmediato la importación de productos esenciales.

Las fronteras terrestres de Yemen, así como los principales puertos marítimos y los aeropuertos, se cerraron el 6 de noviembre. A pesar de la reciente reapertura del puerto y el aeropuerto de Adén, los envíos humanitarios no llegan a la mayoría de los centros urbanos importantes, como Saná y Taiz. Yemen, un país de 27 millones de habitantes, depende de las importaciones para el 90% de sus necesidades, tales como alimentos, medicamentos y combustible.

"Los hospitales, las clínicas y los servicios médicos de emergencia se abastecen de energía con generadores que pronto también se quedarán sin combustible", agregó el señor Faite. "Las estructuras de salud de Yemen, que han estado al límite durante meses, ahora corren el riesgo de colapsar por completo. Esto sucede en momentos en que la intensidad de los enfrentamientos en todo el país dejan un número creciente de personas heridas. Nuestras existencias de insumos médicos están disminuyendo, y corremos el riesgo de que pronto no podamos brindar apoyo esencial a decenas de establecimientos de salud."

Decenas de trabajadores humanitarios, entre ellos los miembros de nuestros equipos de cirugía, no han podido regresar a su trabajo en Yemen.

El CICR renueva su llamamiento urgente para que se permita de inmediato la circulación de productos esenciales hacia Yemen y que se reabra el aeropuerto de Saná para vuelos humanitarios. "Impedir el ingreso de la ayuda humanitaria por vía aérea a Saná, así como la libre circulación de trabajadores humanitarios para ingresar a Yemen o salir del país, está paralizando una asistencia vital de la que millones de yemeníes dependen para sobrevivir", agregó el señor Faite.

Para más información:
Soumaya Beltifa, CICR, Saná, +967 73 607 1967
Adnan Hizam, CICR, Saná, +967 73 372 1659
Iolanda Jaquemet, CICR, Ginebra, +41 79 447 37 26

 

More Related News