Multimedia Newsroom
Preview and download rights-free material. Caution: our footage can be triggering

21-11-2013 | Middle East

Los refugiados Sirios que llegan a Jordania sufren graves necesi

Historia uno ; Refugiados recientemente llegados al Este de Jordania

Las autoridades jordanas han exhortado recientemente a la comunidad internacional a incrementar la asistencia, para ayudar al país a hacer frente a la presencia de más de 500.000 refugiados sirios. El número de sirios que huyen del conflicto no da señales de disminuir, puesto que cada día, centenares de refugiados intentan cruzar la frontera de Jordania.

Debido a los intensos enfrentamientos que tienen lugar del lado sirio, ahora resulta más difícil para los refugiados alcanzar los puntos de cruce tradicionales en el noroeste de Jordania. Cada vez más familias se lanzan a cruzar Siria, en un viaje plagado de peligros, para llegar a las fronteras orientales de Jordania en busca de refugio. Cada día, entre 200 y 500 personas llegan a esta remota zona desértica, donde las fuerzas armadas de Jordania reúnen a los refugiados primero en puntos de reunión y luego en centros de tránsito. 

Los refugiados esperan entre 2 y 3 días en estas zonas desérticas antes de ser transportados en autobús al Centro de Registro de Raba’a Al Sarhan. Desde allí, se los asigna al campamento de refugiados de Al-Zaatari o a uno de los campamentos más pequeños establecidos en Jordania para acoger a los refugiados sirios. 

Desde julio de 2013, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha equipado tres puntos de reunión y dos centros de tránsito en la zona de Ruwaishid con sistemas de suministro de agua, instalaciones de saneamiento y contenedores de residuos, a fin de asegurar el acceso inmediato a los servicios esenciales e incluso a viviendas provisionales.  Los camiones del CICR distribuyen con regularidad mantas, bidones y artículos de higiene, mientras que una ONG local distribuye, dos veces al día, comidas pagadas por el CICR.

Más entrenados para custodiar las fronteras en el desierto que para hacer frente a las consecuencias humanitarias del conflicto en Siria, los militares del Batallón Real de Guardias de Frontera N.º 6 tienen que atender a personas exhaustas y asustadas. Los refugiados, desde los más ancianos hasta los más jóvenes, han caminado largas distancias, sobre todo de noche, para cruzar la frontera.

Abdel-Rahmane llegó al punto de reunión de Bustana a principios de noviembre. Describe su viaje por la región oriental de Siria: "Nos llevó unos tres días. Estábamos muriendo de hambre y sed, a tal punto que teníamos que darles trocitos de pan seco a los niños para que pudiesen comer y caminar".

Este padre de seis hijos, oriundo de Homs, recorrió Siria con su familia durante dos años en busca de un lugar seguro, pero no lo encontró. Por esa razón, recientemente decidió escapar de su país por la ruta del desierto, para ponerse a salvo de los enfrentamientos y la destrucción. Abdel-Rahmane prevé un futuro sombrío para sus hijos: "Todos estos niños crecerán en la ignorancia. Sin educación, sin escuela, sin nada, el futuro está perdido. Sólo Dios sabe lo que pasará".

El CICR es la única organización internacional que realiza actividades en esta región.
 

Historia dos ; Refugiados asentados cerca de Mafrag reciben dinero en efectivo para su supervivencia

Casi todos los refugiados sirios residen en comunidades de acogida en todo el territorio de Jordania y han dejado tras sí todos sus bienes. Debido a sus escasos ingresos y al elevado costo de vida, la mayoría no puede satisfacer sus necesidades básicas como la alimentación, la atención de salud, el alquiler de la vivienda y servicios como el suministro de agua y de electricidad.

A fin de prestar ayuda a las familias sirias que residen en comunidades de acogida en la gobernación de Mafraq, el CICR, en cooperación con la Media Luna Roja de Jordania, ha comenzado a distribuir tarjetas de débito a 1000 familias vulnerables.

Como señala Hekmat Sharabi, colaborador del CICR, este programa de transferencia de dinero en efectivo "es mucho más flexible que la mera entrega de una asistencia que tal vez las personas no consideren adecuada".  

Lama, una viuda de unos treinta años, huyó de Siria a principios de 2013 con su hija de nueve años, para reunirse con otros diez miembros de la familia en una casa de tres habitaciones, cerca del campamento de refugiados de Al Zaatari. El dinero que recibe en nombre de su familia (en noviembre, 300 dólares EE.UU.) les ha ayudado a mejorar su alimentación en forma sustancial, ya que ahora pueden comprar fruta y hortalizas.

Pero, Lama y su hermano sienten amargura y nostalgia: "Imagínese que vive tranquilo en su país y termina aquí... Nos sentimos muy humillados. Es muy difícil ser un refugiado", dice.  

Los niños están traumatizados. Dice Khaled, hermano de Lama: "A veces, aquí lanzan fuegos de artificio y los niños se asustan. Creen que son bombas, aunque sólo se trata de fuegos artificiales. Pero ellos creen que nos están bombardeando, y corren a esconderse, gritando "¡Allahu Akbar!".

El deseo de volver a Siria es fuerte, aunque allá hay poco o nada que justifique el regreso de esta familia. En cuanto la situación de seguridad lo permita, se irán de Jordania de inmediato. Dice Khaled: "No importa cuánto tiempo vivamos aquí ni cuán generosa sea la gente, ningún país nos recibirá tan bien como nuestra propia patria".

El mecanismo para la transferencia de dinero en efectivo se realiza a través de las tarjetas de débito emitidas por uno de los principales bancos. El proyecto se desarrollará hasta marzo de 2014, con una cuota por mes. La suma de dinero puesta a disposición de cada familia depende del tamaño de ésta y se incrementará durante los meses de invierno para ayudar a los sirios a soportar el frío. 

Lista de tomas

Lugar: zona de Ruwaishid y ciudad de Mafraq
Duración: 9:32
Formato: Mpeg4/16:9/HD/SD
Producción: Didier Revol/Hala Shamlawi
Sonido: inglés/árabe
Ref. del CICR: AV0122N
Fecha:  November 2013

Derechos: CICR, accesoirrestricto

00 00 Dos camiones del CICR en el desierto de Jordania se dirigen al punto de reunión de Bustana (zona de Ruwaishid area) para distribuir artículos esenciales a los refugiados sirios recién llegados (3 tomas).

00 19 camiones del CICR llegan al punto de reunión.

00 23 Cartel sobre el portón: "Batallón Real de Guardias de Frontera N.º 6".

00 27 Vista del portón.

00 32 Refugiados con equipaje (2 tomas).

00 43 Refugiados esperando la descarga de mantas y colchones del camión.

00 48 Refugiados frente a las viviendas prefabricadas proporcionadas por el CICR.

00 57 Colaboradores del CICR abren las puertas traseras del camión frente a los refugiados (2 tomas).

01 11 Grupo de niños y mujeres.

01 16 Fila para la distribución de alimentos (2 tomas - las comidas son pagadas por el CICR y distribuidas por una ONG local)

01 30 Abdel-Rahmane lleva comida para él y para su madre.

01 38 Refugiados frente a las viviendas prefabricadas.

01 44 Abdel-Rahmane entra a su casa para reunirse con sus familiares.

01 52 Dentro de la casa prefabricada, con la familia de Abdel-Rahmane

01 58 Primer plano de la madre de Abdel-Rahmane.

02 02 Primer plano de un niño jugando con un huevo.

02 07 Entrevista a Abdel-Rahmane (en árabe – 19")
"No había piedad, ninguna piedad ni compasión. Sólo brutalidad monstruosa, destrucción, desplazamientos, ataques, bombardeos. No teníamos techo, ni comida, ni agua; no teníamos nada. Por eso tuvimos que irnos".

02 25 Entrevista a Abdel-Rahmane (en árabe – 15")
"El viaje nos llevó unos tres días. Estábamos muriendo de hambre y sed, a tal punto que teníamos que darles trocitos de pan seco a los niños para que pudiesen comer y caminar".

02 40 Entrevista a Abdel-Rahmane (en árabe – 21")
"El futuro se presenta sombrío en lo que respecta a educar a los niños y a enviarlos a la escuela... Todos estos niños crecerán en la ignorancia".

02 54 "Sin educación, sin escuela, sin nada, el futuro está perdido. Sólo Dios sabe lo que pasará".

03 01 Panorámica de la vivienda prefabricada y de una carpa.

03 12 Refugiados frente a una carpa.

03 17 Primer plano de niño.

03 22 Refugiados, vivienda prefabricada, puesta de sol.

03 26 Primer plano de niños.

03 30 Puesta de sol en la frontera entre Jordania y Siria (3 tomas).

03 46 Panorámica del estadio de Mafraq (Mafraq es una ciudad cerca del campamento de Zaatari) donde los refugiados sirios se reúnen para recoger sus tarjetas de débito mensuales.

03 52 Grupo de refugiados escucha a un colaborador del CICR.

03 57 Lama camina hacia una oficina improvisada en las instalaciones del estadio para recibir la tarjeta de débito que distribuyen los colaboradores de la Media Luna Roja de Jordania y del CICR (4 tomas).

04 06 Lama entra en la oficina improvisada.

04 13 Primer plano de los ojos de Lama.

04 21 Primer plano del colaborador de la Media Luna Roja de Jordania que explica a Lama cómo usar la tarjeta de débito.

04 27 Primer plano de la tarjeta de débito.

04 33 Plano medio de colaboradores de la Media Luna Roja de Jordania y del CICR con Lama.

04 41 Entrevista a Hekmat Sharabi, CICR, Ammán (en inglés – 15")
"Los refugiados se sienten más cómodos y contentos cuando tratamos con ellos en forma directa y les proporcionamos una determinada suma de dinero que ciertamente necesitan, dadas estas circunstancias tan difíciles".

04 55 Entrevista a Hekmat Sharabi, CICR, Ammán (en inglés – 10")
"Es mucho más flexible que la mera entrega de una asistencia que tal vez las personas no consideren adecuada".  

05 05 Lama se dirige hacia un cajero automático en la ciudad de Mafraq.

05 11 Lama retira dinero del cajero y se aleja (6 tomas).

05 47 Lama entra en una tienda de comestibles y va hacia el lugar donde se encuentran las hortalizas (2 tomas).

06 12 Entrevista a Lama (en árabe – 20")
"Como usted sabe, las patatas son un alimento básico en mi país; no se puede prescindir de ellas. Consumimos muchas patatas. Por eso, retiré algo de dinero y vine aquí a comprar hortalizas para los niños".

06 31 Lama paga en la caja.

06 41 Lama se dirige a su casa.

06 51 El hermano de Lama (Khaled) y su sobrino (Jafar) reciben a Lama en la puerta.

07 00 Lama en la cocina.

07 16 Lama comparte la comida con su hermano y su sobrino.

07 27 Entrevista a Lama (en árabe – 16")
"Todo esto es muy difícil y nos causa mucha amargura. Imagínese que vive tranquilo en su país y termina aquí... Nos sentimos muy humillados. Es muy difícil ser un refugiado", dice.

 07 42 Comida (4 tomas)

08 01 Canal de televisión sirio mostrando imágenes de la guerra.

08 10 Primer plano de tres rostros (Lama, Khaled, Jafar)

08 24 Entrevista a Khaled y Lama (en árabe – 20")
"A veces, aquí lanzan fuegos de artificio y los niños se asustan. Creen que son bombas, aunque sólo se trata de fuegos artificiales. Pero ellos creen que nos están bombardeando, y corren a esconderse, gritando "¡Allahu Akbar!"

08 36 "Si un avión pasa por encima nuestro, creen que nos va a bombardear" (Lama).

08 40 "Todavía son presa del temor" (Khaled). "Siguen reviviendo lo que nos pasó" (Lama).

08 45 Primer plano de Jafar.

08 49 Entrevista a Khaled y Lama (en árabe – 10")
"En algún momento, uno debe regresar a su país. No importa cuánto tiempo vivamos aquí ni cuán generosa sea la gente, ningún país nos recibirá tan bien como nuestra propia patria".

08 59 Primer plano de manos.

09 08 Entrevista a Lama (en árabe – 11")
"Extraño tanto a mi padre. Y a todos mis hermanos y a mi país. Los extraño mucho".

09 19 Lama llora.

09 32 FIN.

More Related News