07-03-2013 | The Americas

PARAGUAY: mujeres que trabajan tras las rejas para apoyar a sus f

En muchos casos, las mujeres detenidas son el único sostén de sus familias, por ello su detención genera muchas dificultades a sus seres queridos. Sin embargo, en Paraguay, se ha implementado un innovador proyecto de generación de ingresos a fin de ayudar a las detenidas y a sus familiares a superar las dificultades mentales, económicas y sociales que acarrea la detención.  

Para celebrar el Día Internacional de la Mujer, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) difunde imágenes exclusivas tomadas en el Centro Correccional del Buen Pastor de Asunción, Paraguay, donde el CICR trabaja en con la Cruz Roja Paraguaya para capacitar a mujeres detenidas en confección de artesanías para comercializar. Las artesanías se ponen a la venta los días de visitas y también se reciben pedidos de clientes específicos.  

Según la directora del centro correccional, María Elena Genes, el programa cambia la forma en que las mujeres se autoperciben, lo que les ayuda a mejorar la estima y la confianza en sí mismas.

"Hay un cambio total, de 180 grados, cuando dicen "sí, yo puedo hacer algo; yo puedo rehacer mi vida, yo puedo ayudar a mi familia, y yo puedo superarme".

Karen Alcaraz, de 22 años de edad, ha estado en la cárcel por poco más de un año. Su madre y sus hermanas están detenidas con ella. Karen dice que, gracias al proyecto de las artesanías, se ha vuelto útil y genera un ingreso para sus familiares, tanto los que están dentro como la que están fuera de la cárcel.

"He cambiado mucho, porque aprendí a valorarme, a valerme por mí sola, haciendo cosas maravillosas. Aprendiendo cosas maravillosas, sacando cualidades que ni yo sabía que tenía."

Karen tiene una hija de ocho años de edad, a la que ve una vez por semana o cada quince días. Viene a visitarla con el abuelo, Miguel, que está desempleado desde hace unos meses.

Karen les da el dinero que gana haciendo artesanías. Su padre compra comida, ropa y artículos de aseo para toda la familia.

Karen espera poder aplicar sus nuevas destrezas y encontrar un trabajo como artesana al salir de la cárcel. Otras mujeres que están en el mismo proyecto también se esfuerzan por capacitarse y mejorar sus perspectivas de empleo al destinar los ingresos que obtienen a los estudios que realizan estando en la cárcel.

Las mujeres representan del cuatro al cinco por ciento de la población penitenciaria de Paraguay. Suelen ser rechazadas por sus familiares y sus hijos, por ello es fundamental que mantengan el contacto con sus seres queridos.

Las mujeres que den a luz mientras cumplen condena en El Buen Pastor pueden mantener a sus hijos con ellas hasta que éstos cumplan los tres años de edad. El CICR ayudó a la construcción de una sala de maternidad, donde las mujeres pueden intercambiar experiencias y entablar un vínculo con sus hijos.

"Mi hijo tiene todo aquí. No nos falta nada."

La delegación del CICR en Brasil, que cubre las actividades de la Institución en Paraguay, visita con regularidad a las detenidas en este país, en estrecha colaboración con la Cruz Roja Paraguaya.

Descripción de las imágenes

Lugar: Asunción, Paraguay.
Duración: 6'30
Formato: Mpeg2 / 16:9 HD
Idioma: español
Ref. CICR: AV060N
Fecha: 7 de marzo de 2013

Derechos: CICR, acceso irrestricto

00:00 Tomas generales de Asunción, Paraguay.

00:10 Exteriores del centro correccional del Buen Pastor, Asunción, Paraguay.

00:24 Interior del centro correccional.

01:04 Karen aprendiendo técnicas de artesanía.  

01:53 Entrevista: Karen (en español)
"Antes de entrar en el proyecto, mi vida no era normal. Vamos a decirle, yo no hacía otra cosa que delinquir. Desde que entré en el proyecto de la Cruz Roja Internacional, cambió mucho mi vida."

02:08 Entrevista: Karen (en español)
"Cambio mucho porque aprendí a valorarme, a valerme por mí sola, haciendo cosas maravillosas. Aprendiendo cosas maravillosas, sacando cualidades que ni yo conocía."

02:25 Vendiendo artesanías el día de visitas.

02:52 Entrevista: Rocío Rojas Sosa, profesora de artesanías en el marco del proyecto del CICR (en español)
"El proyecto, como mujeres, les ayuda bastante, les ayuda a superar el espacio en que están acá, el tiempo, en la parte emocional, psicológica."

03:03 Karen con su madre y sus hermanas, en el patio de la cárcel.

03:25 La hija y el padre de Karen (Miguel) llegando a la cárcel.

03:35 Entrevista: Miguel (en español)
"Con el dinero que me manda mi hija, yo le compro sandalias, ropita y algo que le compro para su perfume, colonia, cuaderno, de todo un poco le compro."

03:54 Familiares juntos el día de visitas.  

04:01 El abuelo y la nieta caminando dentro de la cárcel.

04:13 Reunión de familiares.

04:45 Karen entregando a su padre el dinero para la familia.

04:56 Karen comprando artesanías.

05:13 Entrevista: directora de la cárcel, Maria Elena Genes (en español)
"Hay un cambio total, de 180 grados, cuando dicen "sí, yo puedo hacer algo, yo puedo rehacer mi vida, yo puedo ayudar a mi familia, y yo puedo superarme". Porque siempre vamos hablando de que generalmente cuando se comete un error es el mejor momento para que logremos rehacer nuestras vidas. Mucho mejor que volver a cometer los mismos errores."

05:38 Directora de la cárcel y madres en la maternidad.

06:00 Entrevista: Mirna (en español)

"Él tiene todo. Por ejemplo, le vienen pañales, le vienen regalitos. Le vienen frutas. Todo, todo lo que ellos necesitan. Y nosotras también, no nos falta nada."

06:16 Niños jugando en la maternidad.

FIN

More Related News